Historia

2002 – 2011

En el 2002 cuatro jóvenes decidieron crear un comedor infantil en el barrio Villa Española, en un salón anexado a la Parroquia San Vicente de Paul. Comenzaron dando de comer a los niños todos los sábados, y luego se fueron agregando actividades educativas como ser deberes vigilados. El grupo de voluntarios se fue renovando con los años, así como las actividades a realizar. En el 2008 incorporaron al plantel una psicóloga y las actividades pasaron a ser más recreativas, buscando estimular a los niños e inculcarles valores. Se empezaron a realizar también paseos —visitas al INAU, idas al cine y a     granjas—, lo cual les permitió conocer otras realidades.

2011

A pesar de lo gratificante de los sábados, era notorio que el acudir una vez por semana no era suficiente para lograr un impacto perdurable en los niños. Para poder influir y realizar un verdadero cambio, era necesario dedicarles más tiempo y ofrecerles un servicio integrado por un equipo multidisciplinario. Era indiscutible que se debía atacar los problemas de rendimiento escolar, y realizar un control y seguimiento constante de los mismos.

Con este fin es que en junio de 2011 se crea el centro educativo Unidos que funciona todas las mañanas antes del horario escolar. En el mismo los niños realizan deberes vigilados, pueden evacuar dudas y tienen contacto personalizado con maestras especializadas. Además se incorporaron talleres lúdico-recreativos, de modo que los niños pudieran tener un lugar donde expresarse.

2012-2015

Durante el 2011 trabajamos en un salón en la parroquia San Vicente de Paul, y luego nos mudamos en el 2012 a uno ubicado en el club de baby fútbol Fray Bentos. Gracias a ellos pudimos tener un lugar donde trabajar con los niños del barrio. Sin embargo, siempre sentimos la necesidad de tener un lugar propio y con más espacio, que nos permitiera recibir a más niños.
En el 2014, después de varios intentos por conseguir apoyo, nos presentamos en un concurso de la Fundación Trafigura, el cual ganamos, que nos permitiría construir un lugar propio. Simultáneamente, el Municipio D nos cedió el uso de un local ubicado en Vázquez Cores, a unas pocas cuadras de donde estábamos trabajando.
Todo pareció alinearse, y con el lugar cedido por el Municipio y el dinero donado por la Fundación Trafigura logramos el sueño de tener un lugar propio para seguir llevando a cabo la tarea.
Ahora, gracias a ellos, los voluntarios, socios, empresas como Miller, Acher, Netviax, Itaú, Renner que nos donaron materiales, y la empresa Arqcometal, que llevó a cabo el acondicionamiento del local, tenemos un espacio para los niños donde pueden crecer y formarse.
¡Muchas gracias a todos los que han hecho esto posible!

Actualidad 

En el 2016 se obtuvo convenio con INAU por la atención de 50 niños y niñas. A partir de dicho año, se incorpora la atención para adolescentes del barrio brindándoles apoyo a contra turno de su educación formal. 

Todos los días cuentan con talleres de música, plástica, expresión corporal, convivencia, natación, hockey, apoyo escolar, biblioteca, además se les brinda el desayuno, almuerzo y merienda.